¿Cómo Entrevistar a Programadores en la Actualidad?

Publicado: por Angel Alvizu
¿Cómo Entrevistar a Programadores en la Actualidad?

No cabe duda que el proceso de selección de programadores hoy en día, es clave para que un proyecto sea un éxito; la elección incorrecta o poco óptima del mismo puede significar grandes retrasos, altos costos de capacitación y una deuda técnica que a largo plazo puede pagarse caro. Actualmente un programador no es simplemente alguien que se dedica a invertir horas tras el teclado desarrollando algoritmos y escribiendo miles de líneas de código. Un programador necesita habilidades de planificación, documentación y buena comunicación con el equipo de trabajo, habilidades que no solo están relegadas a líderes de proyecto y por supuesto mucha curiosidad: el porqué de cómo funcionan las cosas.

Uno de los errores más comunes al entrevistar a programadores es hacer pruebas muy triviales o en extremo difíciles. Ambas pruebas no demuestran la verdadera capacidad y potencial del programador. Pruebas teóricas solo demuestran una buena capacidad para memorizar, pero no de análisis y resolución de problemas, además que en un escenario real, el internet la mayoría de las veces estará a disposición para consultas rápidas en los manuales de referencia de cada lenguaje, para funciones o librerías usadas con poca frecuencia; por el contrario pruebas académicas o de concurso pueden no estar relacionadas a las habilidades necesarias para el proyecto en cuestión (a pesar de que son un buen indicativo de resolución rápida de problemas).

La programación no es sólo memorizar
La programación no es sólo memorizar

Indicadores para reconocer a un buen programador

Hoy en día con herramientas colaborativas tales como GitHub o Bitbucket por nombrar las más comunes, es fácil contar con un repertorio de proyectos propios o contribuciones a software de código libre (Open Source), además con hosting web gratuitos o económicos, no hay excusa para no tener un portafolio con los trabajos realizados más destacados. Ambos son buenos indicadores que el programador es una persona organizada y con amor al trabajo, además de facilitar enormemente el proceso de selección, ya que le permite al entrevistador analizar aspectos, que de otra forma, serían imposibles de detectar en una entrevista común y filtrar aquellos menos aptos, ahorrando gran cantidad de tiempo. Los indicadores más importantes son:

Contribuciones a software Open Source: son un excelente indicador ya que el proceso de aprobación de código por parte de contribuidores, es en la mayoría de las ocasiones, estricto. Es un proceso planificado, documentado, ajustado a los estándares y por supuesto bien probado, de todo código que pretenda formar parte de dicho proyecto.

Repositorios: proyectos realizados por hobby (mini juegos, librerías de ayuda o sistemas no propietarios) permiten ver si es un programador de “copiar y pegar” o alguien que de verdad piensa lo suficiente para resolver un problema. Sin embargo esto no significa que el uso de librerías esté prohibido, la idea es no reinventar la rueda para problemas triviales y aprovechar los beneficios de estas para la resolución rápida de problemas.

Página web de portafolio: es indispensable, ya que permite un sondeo rápido tanto de la calidad de proyectos realizados, como de la página en sí, lo cual demuestra pasión y dedicación; pocos programadores cuentan con su propio portafolio web.

Comunicación: todo esto debe estar respaldado por una buena capacidad comunicativa, indispensable para equipos de programación. Si no hay una comunicación eficiente entre el equipo de trabajo, el proyecto estará destinado al fracaso. Toda idea debe discutirse previamente y analizar su factibilidad, exponer los pros y los contras y de ser necesario hacer una lluvia de ideas para mejorar un aspecto en específico.

Estos aspectos permiten tener una valoración más tangible acerca del desempeño que pueda tener el candidato y menos subjetiva de las habilidades que este posee, haciendo del proceso de selección algo mucho más dinámico y enriquecedor para ambas partes.

Compartir

Comentarios